Ir al contenido principal

Mi Yaya: una gran enseñanza final

Hace ocho semanas que escribía una carta a mi yayo. Hoy os voy a hablar sobre su mujer, mi yaya. He elegido este día porque hace 24 años aprendí lo que significaba morirse, y aunque quizás esto suene fuerte, ella me lo enseñó con su ejemplo.

Recuerdo ese día como si fuera ayer. Mi yaya, después de luchar contra una larga enfermedad se quedó sin fuerzas, principalmente porque ocho semanas antes el amor de su vida había decidido marcharse para "prepararle el Cielo". Ese Cielo que les vio enamorarse, crear una familia, amar a unos hijos y entregarse a sus nietos.

Mi yaya era como una extensión de mi madre, era un cariño constante, besos y más besos, le encantaba jugar conmigo y ser parte de mis fantasías y aventuras... Recuerdo que le encantaba coger mis manos, "sus manitas" como ella decía. Esas mismas manitas que le cogieron en sus últimos minutos de vida, pues Dios me dio el regalo de poder estar con ella (junto a mi madre) en sus últimos instantes a pesar de mi corta edad (tenía 10 años). Por primera vez, en primera persona, entendí lo que era morirse: dejar la vida terrenal para ir a una vida mejor, convertirse en un ángel guardián que me protege a diario, y sobre todo ver la dulzura de un momento que es todo tristeza. Dulzura porque volvería reunirse con sus seres queridos que añoraba: sus padres, su abuelita, y en especial con el amor de su vida. Es curioso, pero dentro del dolor, rabia y tristeza que sentí en un primer momento, al poco sentí paz y calma... Mi yaya ser marchó, pero su última lección llegó a lo más profundo de mi ser.

Para terminar os dejo una de mis primeras fotos...


Yaya, nos vemos esta noche en el País de los Sueños, vente con el Yayo que necesito abrazaros.




"La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes." (John Lennon)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta a mi Yayo

Hoy hace 24 años que nació un nuevo ángel. Mi yayo me abandonó de manera física... pero su esencia siempre estará conmigo. Él está en cada momento importante de mi vida, en cada canción que hago, en cada ilusión que vivo...

Tenía 10 años cuando falleciste y por primera vez supe lo que era el dolor, aunque anteriormente ya había perdido a mi tío Juan al que también quería mucho (pero eso es otra historia).

Yayo, eras (eres y serás) mi mejor amigo, mi confidente, mi consejero. Tus aventuras de juventud se hicieron mías mediante historias, tus sentimientos se hicieron míos en tu experiencia, tu amor a Nuestro Señor me lo transmitiste en tus mimos, la entrega por el amor de tu vida me lo enseñaste junto a mi Yaya, pero sobre todo me diste el mayor cariño que un abuelo podía entregar a su nieto, pues tu tiempo fue mío durante 10 años y medio.

¿Recuerdas cuando íbamos a ver lagartijas? Yo las querías cazar... pero tú no me dejabas,  ni me dejabas pisar hormiguitas... Me enseñaste a amar la nat…

La planta de señoras de El Corte Inglés (Oliver y Benji Remake)

(Musica: https://www.youtube.com/watch?v=Hy3R7Dm3M8c) 
Oa oa oa o Oa oa oa o Oa oa oa oa oooo  
Allá van con las bolsa en las manos y ninguno las podrá detener el centro vibra con la emoción de ver gastar un pastón, un pastón
Solamente viven para comprar, el regalo de Navidad y no hay nada mejor para El Corte Inglés
Vaya compra, nos vamos a pegar, la tarjeta, va a temblar,  el sueldo, no me va a llegar, tendré que mendigar .... (dejad volar vuestra imaginación...)
Nos encontramos en el edificio principal El Corte Inglés de Castellana (Nuevos Ministerios, Madrid). Subo a la primera planta con un único objetivo, comprar el regalo de mi madre de Navidad. 
Todo el año entrenando para este momento: Ikea, Zara, la Calle Serrano,... Horas de enfrentamiento con otras señoras, sus maridos, hijos,... pero hasta aquí hemos llegado, el momento de la verdad, encontrar el jersey gris de la marca Escorpión... Una marca que ni conocía, pero en fin... 
Suena el silbato y empieza el encuentro, miro el…

Y si la magia existiera

Y si la magia existiera, y si tan sólo por unos días volviéramos a creer en esas fantasías de cuando éramos niños.

Y si la magia existiera, y tuviéramos dentro ese nudo que aparecía por la visita de Papá Noël o nuestros queridos Reyes Magos.

Y si la magia existiera, y cerráramos los ojos y viéramos a aquellas personas que nos dejaron hace unos años.

Y si la magia existiera, y todo el mundo estuviera en paz sin odios ni guerras, sin injusticia y necesidad.

Y si la magia existiera, y los cuentos de hadas, elfos, sapos y princesas cobraran vida en nuestra realidad.

Y si la magia existiera, y fuéramos capaces de encontrar al Niño Jesús en nuestro corazón.

Y si la magia existiera...

¡LA MAGIA EXISTE! SE LLAMA NAVIDAD.

No hay mayor magia que la vida: el sol, las plantas, los animales, los seres humanos, la ciencia, la tecnología, las lenguas, el amor, la amistad, la luz, la oscuridad, las estaciones...

La Navidad tiene que ver con todo eso y mucho más, pues celebra el comienzo de todo y en …