Ir al contenido principal

Reflexiones desde el confinamiento

Hola a todos, tenía ganas de volver a escribir, pero necesitaba tiempo para meditar mis palabras.

Estos días de soledad apartado físicamente, que no virtualmente, de mis seres queridos: novia, madre, familia y amigos, me ha servido para reflexionar sobre un viaje mental que comenzó hace casi 1 año. Este año algo en mi ha cambiado mi forma de pensar, bueno, lo más adecuado sería decir: “matizar mis pensamientos”. Esto es así porque estos pensamientos estaban ya dentro de mi hace tiempo, pero me costaba sacarlos o admitirlos. Yo creo que en el fondo tenía miedo de aceptar que estaba cambiando, aceptar que en algunos aspectos estaba equivocado o por lo menos no del todo acertado.

Cuando era más joven yo siempre decía: “soy católico y de derechas” y con ello trataba de definirme como si quisiera encajar en algo. Con los años me di cuenta de que quizás no era de esa derecha tan antigua y me empecé a definir como liberal (o mejor dicho neo-liberal). Esta última clasificación tiene su origen en mi formación universitaria y mente terriblemente analítica en muchos aspectos. Es verdad que matemáticamente la economía liberal funciona mejor que la economía social, en el sentido de que es mejor que el mercado se (auto)ajuste que el utilizar políticas proteccionistas. Pero el otro día, tras hablar con Nuria (para el que a estas alturas no lo sepa, es la persona más buena y maravillosa que hay, ah y es mi novia), llegué a esta reflexión: la economía, a pesar de tener una base muy fuerte en las matemáticas no deja de ser una ciencia social. Una ciencia social tiene un impacto humano muy importante y por mucho que lo intentemos el comportamiento humano es impredecible (aunque haya modelos matemáticos potentes que traten de “dibujarlo”). Quiero decir: que por mucho que intentemos basar todas las decisiones en un modelo matemático-económico este no es infalible porque no tiene todos los datos necesarios, la reacción de las personas.

Con esto no quiero decir que vaya a apoyar el socialismo y alejarme del liberalismo, pero sí intentar entender mejor el por qué ciertos economistas defienden unas u otras teorías. También con esto no quiero decir que no haya gobiernos malos de un lado y de otro. En la actualidad, en España, probablemente tengamos uno de los peores gobiernos de la historia, no solo por la gestión pésima de la situación, sino por ciertos pactos con partidos de origen terrorista. Ahora, la oposición no está tampoco a la altura, ya que, solo protesta, pero no ofrece alternativas.

Supongo que algunos os preguntaréis dónde empezó ese cambio. En julio de 2019 me marché a vivir 4 meses a Palma de Mallorca. Antes de eso nunca había entendido las diferencias que algunas CCAA tienen con Madrid (decir que esas diferencias también son con Cataluña). Pues bien, el estar ahí me hizo ver que a veces las decisiones se toman beneficiando a la capital (por ser el motor económico principal del país) y a Cataluña (por ser otro motor, pero también para contentar a los políticos nacionalistas). Este olvido provoca recelos en el resto de las regiones y por lo tanto genera conflictos. Si no hubiera estado ese tiempo en Palma, no hubiera sido consciente de esta situación por el mero de hecho que no tenía la información directa y no sufría algunos de los inconvenientes (p.ej.: una infraestructura pobre de carreteras a pesar de tener una densidad muy alta de turistas).

Para terminar, me gustaría agradecer a todos lo que me acompañáis en este viaje, y en especial a Nuria por ser “mi catalizador”

Un fuerte abrazo,

Otto


"La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes." (John Lennon)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta a mi Yayo

Hoy hace 24 años que nació un nuevo ángel. Mi yayo me abandonó de manera física... pero su esencia siempre estará conmigo. Él está en cada momento importante de mi vida, en cada canción que hago, en cada ilusión que vivo...

Tenía 10 años cuando falleciste y por primera vez supe lo que era el dolor, aunque anteriormente ya había perdido a mi tío Juan al que también quería mucho (pero eso es otra historia).

Yayo, eras (eres y serás) mi mejor amigo, mi confidente, mi consejero. Tus aventuras de juventud se hicieron mías mediante historias, tus sentimientos se hicieron míos en tu experiencia, tu amor a Nuestro Señor me lo transmitiste en tus mimos, la entrega por el amor de tu vida me lo enseñaste junto a mi Yaya, pero sobre todo me diste el mayor cariño que un abuelo podía entregar a su nieto, pues tu tiempo fue mío durante 10 años y medio.

¿Recuerdas cuando íbamos a ver lagartijas? Yo las querías cazar... pero tú no me dejabas,  ni me dejabas pisar hormiguitas... Me enseñaste a amar la nat…

La planta de señoras de El Corte Inglés (Oliver y Benji Remake)

(Musica: https://www.youtube.com/watch?v=Hy3R7Dm3M8c) 
Oa oa oa o Oa oa oa o Oa oa oa oa oooo  
Allá van con las bolsa en las manos y ninguno las podrá detener el centro vibra con la emoción de ver gastar un pastón, un pastón
Solamente viven para comprar, el regalo de Navidad y no hay nada mejor para El Corte Inglés
Vaya compra, nos vamos a pegar, la tarjeta, va a temblar,  el sueldo, no me va a llegar, tendré que mendigar .... (dejad volar vuestra imaginación...)
Nos encontramos en el edificio principal El Corte Inglés de Castellana (Nuevos Ministerios, Madrid). Subo a la primera planta con un único objetivo, comprar el regalo de mi madre de Navidad. 
Todo el año entrenando para este momento: Ikea, Zara, la Calle Serrano,... Horas de enfrentamiento con otras señoras, sus maridos, hijos,... pero hasta aquí hemos llegado, el momento de la verdad, encontrar el jersey gris de la marca Escorpión... Una marca que ni conocía, pero en fin... 
Suena el silbato y empieza el encuentro, miro el…

Y si la magia existiera

Y si la magia existiera, y si tan sólo por unos días volviéramos a creer en esas fantasías de cuando éramos niños.

Y si la magia existiera, y tuviéramos dentro ese nudo que aparecía por la visita de Papá Noël o nuestros queridos Reyes Magos.

Y si la magia existiera, y cerráramos los ojos y viéramos a aquellas personas que nos dejaron hace unos años.

Y si la magia existiera, y todo el mundo estuviera en paz sin odios ni guerras, sin injusticia y necesidad.

Y si la magia existiera, y los cuentos de hadas, elfos, sapos y princesas cobraran vida en nuestra realidad.

Y si la magia existiera, y fuéramos capaces de encontrar al Niño Jesús en nuestro corazón.

Y si la magia existiera...

¡LA MAGIA EXISTE! SE LLAMA NAVIDAD.

No hay mayor magia que la vida: el sol, las plantas, los animales, los seres humanos, la ciencia, la tecnología, las lenguas, el amor, la amistad, la luz, la oscuridad, las estaciones...

La Navidad tiene que ver con todo eso y mucho más, pues celebra el comienzo de todo y en …