Ir al contenido principal

Chispita

Llegaste como un soplo de luz a mi vida, tus ojos tintineantes y brillantes siempre alegres y reconfortantes hasta el final, tu nombre hacía gala de ello, pues resplandecían vida, alegría e ilusión.  Cuando te conocí con solo 3 mesecitos, yo era un joven que no entendía prácticamente nada de lo que me llegarías a aportar, qué equivocado estaba y cómo me cambiaste. Me enseñaste lo que era la fidelidad, el amor a la naturaleza, me diste una alegría infinita... tus juegos, tu cariño, tu mimo...  Has sido, eres y serás la mejor perrita que se pueda imaginar, tan buena, tan linda. Ahora has volado a un lugar mejor. Siempre que vea dos estrellas brillar recordaré tus ojitos mirándome y diciéndome: "quiéreme porque yo te quiero".  Te he querido, quiero y querré con locura. A veces pienso que me has dado tanto..., cual quier día malo lo hacías bueno con esa alegría desbordante. Hay personas que piensan que los animales no tienen sentimientos, pero si te hubieran conocido se darían cu

Reír y Sonreír

Reír y sonreír, sonreír y reír... dos maravillosas palabras que son el centro de mi vida.

Hoy mismo una amiga me decía por Whatsapp, en uno de mis grupos favoritos, que era un experto en reírme de mi mismo. Bueno, no sé si seré un experto, pero sí me río de mí mismo. Creo que la risa es muy importante, aparte de los beneficios que tiene para la salud, es un síntoma de la felicidad.

Los buenos momentos de mi vida están llenos de risas y de sonrisas (sin orden de preferencia):

  • Mi primera comunión
  • Cuando conoces a alguien especial
  • Cada alegría, juego y travesura de mi prima pequeña o mis sobrinos
  • La cara de orgullo de mis padres
  • Las buenas noches de mi madre
  • Esas conversaciones en confidencia con un buen amigo o amiga
  • Aquellos paseos con mis yayos (cuánto les echo de menos)
  • Los planes improvisados
  • Un trabajo bien hecho
  • Los momentos de oración y recogimiento
  • ...
Hace años (tendría unos 14 años) en los grupos de juveniles del Colegio Claret, cuando nos preparábamos para la Confirmación, un amigo de toda la vida (¡casi 30 años que nos conocemos!) comentó que una de las cosas que más le impresionaba de mí era que siempre yo estaba sonriendo. Puedo decir, que aunque hayan pasado unos veinte años de ese momento, no he cambiado mucho, salvo por los matices que te da la edad. Al leer hoy el comentario de mi amiga he recordado ese momento, y aparte de la nostalgia que me ha embriagado al recordar esos momentos de juventud, una sonrisa se me ha dibujado en la cara.

Todos los que me conocen saben que en lo primero que me fijo en una mujer es en su sonrisa, bueno en su sonrisa y en los ojos, que son el compañero perfecto de ésta. Los ojos son "el espejo del alma" y la sonrisa es una consecuencia de nuestra alma, luego ojos y boca han de ir de la mano en la sonrisa.

Como he dicho la sonrisa y la risa es sana, no solo para quien la muestra, sino para quien la percibe. Cuando habléis por teléfono sonreír, cuando pidáis un café también sonreír, cuando afrontéis un reto sonreír...

Para terminar, me gustaría daros un consejo: nunca os acostéis sin antes haber reído o sonreído.




"La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes." (John Lennon)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chispita

Llegaste como un soplo de luz a mi vida, tus ojos tintineantes y brillantes siempre alegres y reconfortantes hasta el final, tu nombre hacía gala de ello, pues resplandecían vida, alegría e ilusión.  Cuando te conocí con solo 3 mesecitos, yo era un joven que no entendía prácticamente nada de lo que me llegarías a aportar, qué equivocado estaba y cómo me cambiaste. Me enseñaste lo que era la fidelidad, el amor a la naturaleza, me diste una alegría infinita... tus juegos, tu cariño, tu mimo...  Has sido, eres y serás la mejor perrita que se pueda imaginar, tan buena, tan linda. Ahora has volado a un lugar mejor. Siempre que vea dos estrellas brillar recordaré tus ojitos mirándome y diciéndome: "quiéreme porque yo te quiero".  Te he querido, quiero y querré con locura. A veces pienso que me has dado tanto..., cual quier día malo lo hacías bueno con esa alegría desbordante. Hay personas que piensan que los animales no tienen sentimientos, pero si te hubieran conocido se darían cu

Hallelujah: una canción, una oración

A veces los acordes más sencillos llevan a obras maestras como la composición de Leonard Cohen. Esta canción tiene distintas versiones por el propio Cohen y otros músicos. Now, I've heard there was a secret chord That David played, and it pleased the Lord But you don't really care for music, do you? It goes like this, the fourth, the fifth The minor fall, the major lift The baffled king composing hallelujah Hallelujah Hallelujah Hallelujah Hallelujah Your faith was strong but you needed proof You saw her bathing on the roof Her beauty and the moonlight overthrew ya She tied you to a kitchen chair She broke your throne, and she cut your hair And from your lips she drew the hallelujah Hallelujah Hallelujah Hallelujah Hallelujah You say I took the name in vain I don't even know the name But if I did, well really, what's it to you? There's a blaze of light in every word It doesn't matter which you he

Donna Amante Mia

Una de las canciones más bellas escritas en italiano. Umberto Tozzi un músico que para mí está infravalorado: Come cresce bene il nostro amore,  non lo voglio abbandonare,  questo timido germoglio,  pelle di velluto non ti sveglio io,  con il freddo della brina,  penseresti ad un addio.  Vado solo a prendere i vestiti  e ad uccidere il passato, ora ci sei tu.  Donna amante mia, donna poesia,  scoiattolo impaurito ti scaldai,  ed al mattino tu eri donna;  se perdessi te vinto me ne andrei,  sarebbe troppo e forse sei,  una donna ancora un po', io ritornerò.  Com'è difficile spiegare  ad una donna la sua parte,  quando tu la vuoi lasciare,  lei mi sfiora il corpo e dentro muore,  come è triste far l'amore se non è con te.  Os dejo con este genio: "La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes." (John Lennon)