Ir al contenido principal

2021: Mi Redención

Por fin el 2020 se acaba... Mucho nos queda por superar y mucho esfuerzo pendiente.  Para mí, este año ha sido más duro de lo esperado. La pérdida de mi padre ha sido desoladora y cuando parecía que había luz en mi vida la oscuridad volvió con una ruptura. Pero gracias a mi madre, mi familia y a algunos de mis amigos estoy superando esto.  Estas experiencias te hacen saber quién está y quién no, porque amigos para tomarse una copa hay muchos, pero amigos que te cuiden muy pocos. Esto hace que el 2021 sea para mi un año con un cariz especial y es que me centraré en aquellas personas que realmente me han demostrado estar ahí en los momentos más duros de mi vida.   Feliz día.

Más allá de los sobrinos

Hola, hoy os quiero hablar de los sobrinos, pero no de los naturales, sino de los que te eligen. Me explico.

Todos tenemos sobrinos o sobrinos segundos (hijos de primos hermanos), a los que queremos con locura como es mi caso. Pero existen otros sobrinos que tienen la particularidad de elegirte ellos y no ser por pura biología. Estos sobrinos son los hijos de los amigos, los buenos y grandes amigos... esos que llevan toda una vida contigo o los que has conocido en los últimos años pero han dejado huella.
A esos amigos que no puedes imaginar tu vida sin  ellos porque te demuestran su cariño en los pequeños detalles, esos que has visto casarse y formar una familia, a esos que han sido padres y te han dejado sostener a sus hijos, esos niños que han pronunciado tu nombre con el adjetivo tío... Qué maravilla que te cojan de la mano, te intenten quitar las gafas, te abracen... Son el mejor entrenamiento para la paternidad pues te muestran la ternura de una forma maravillosa y fantástica.

Estoy agradecido por cada momento que paso con ellos y en especial a sus padres por dejarme ser parte de sus vidas.

Un abrazo!

"La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes." (John Lennon)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lo que he aprendido en el 2020

El 2020 será recordado por varias generaciones como el año del Coronavirus. Nadie imaginaba a comienzos del año cómo el mundo en su increíble magnitud sería golpeado por algo así. Esta enfermedad no ha discriminado ricos de pobres. Pero de todo se aprende, y estas son algunas cosas que me ha dado este año que termina: Decir más veces te quiero a las personas que son importantes porque puede ser tu última oportunidad de hacerlo. El amor tiene un principio, pero también puede tener un fin. Hay que vivir el momento. La familia es importante, pero los amigos también porque ellos te eligen y tú a ellos. La sonrisa de un niño lo cura todo y el abrazo de una madre te "resucita". Hay que vivir el día a día e ilusionarte con las pequeñas cosas, pero sin generarte expectativas demasiado altas. La vida es muy corta para no ser uno mismo y para no quererse a uno mismo lo suficiente. Hay que ser valiente tanto con las emociones como con las decisiones, y hay que salir de la zona de confor

Y si la magia existiera

Y si la magia existiera, y si tan sólo por unos días volviéramos a creer en esas fantasías de cuando éramos niños. Y si la magia existiera, y tuviéramos dentro ese nudo que aparecía por la visita de Papá Noël o nuestros queridos Reyes Magos. Y si la magia existiera, y cerráramos los ojos y viéramos a aquellas personas que nos dejaron hace unos años. Y si la magia existiera, y todo el mundo estuviera en paz sin odios ni guerras, sin injusticia y necesidad. Y si la magia existiera, y los cuentos de hadas, elfos, sapos y princesas cobraran vida en nuestra realidad. Y si la magia existiera, y fuéramos capaces de encontrar al Niño Jesús en nuestro corazón. Y si la magia existiera... ¡LA MAGIA EXISTE! SE LLAMA NAVIDAD. No hay mayor magia que la vida: el sol, las plantas, los animales, los seres humanos, la ciencia, la tecnología, las lenguas, el amor, la amistad, la luz, la oscuridad, las estaciones... La Navidad tiene que ver con todo eso y mucho más, pues celebra el comie

2021: Mi Redención

Por fin el 2020 se acaba... Mucho nos queda por superar y mucho esfuerzo pendiente.  Para mí, este año ha sido más duro de lo esperado. La pérdida de mi padre ha sido desoladora y cuando parecía que había luz en mi vida la oscuridad volvió con una ruptura. Pero gracias a mi madre, mi familia y a algunos de mis amigos estoy superando esto.  Estas experiencias te hacen saber quién está y quién no, porque amigos para tomarse una copa hay muchos, pero amigos que te cuiden muy pocos. Esto hace que el 2021 sea para mi un año con un cariz especial y es que me centraré en aquellas personas que realmente me han demostrado estar ahí en los momentos más duros de mi vida.   Feliz día.